domingo, 25 de agosto de 2013

PREMISAS



Ni en mis más impetuosos y creativos sueños de opio, cuando discurro navegando por las complejas entretelas de la imaginación con la potencia máxima y completa de mi cortex cerebral, asiento indiscutible de la percepción, la imaginación, el pensamiento, el juicio y la decisión, con todo y sus diez mil millones de neuronas y sus cincuenta trillones de sinapsis, había yo podido visualizar la brillante solución que se me acaba de ocurrir al enigma que presenta la octava conclusión a la primera premisa del último capítulo de la tesis… ¡wow! 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada