sábado, 28 de septiembre de 2013

Definición



Tú mandas y yo obedezco. En las horas claras en las que resplandece el fulgor ambarlunar, en los intervalos sombríos que encienden y potencian el estímulo de su aroma resinoso, tú mandas y yo obedezco. Me gusta obedecer el dictado de la piel, plegarme a la dulzura demandante de los labios, someterme al imperio inescapable de los dedos. Acato sin resistencia el llamado de las manos. Observo puntual el calendario inesperado de los besos. Cumplo la promesa de la mirada. Respeto el acuerdo signado por la lengua. Me doblego dócilmente al cerco de las piernas. No puedo menos que rendirme al fuego húmedo e inclinarme ante las dádivas de la miel.  Tú mandas y yo obedezco. Pero no es que tus deseos sean órdenes. Es que tus deseos son mi capricho, tus caprichos son mi fantasía y tus fantasías son mi deseo. Así de sencillo es esto del amor. [CrónicasAmbarluna56] (28sep13)



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada